El emprendimiento social sin duda está tomando cada día más fuerza en nuestro país. Es por eso que desde 2007, Avonni, institución que nace de la Fundación Foroinnovación del Ministerio de Economía, premia a las mejores innovaciones del país en distintas temáticas y que se han destacado.

Desde 2010, Colbún se atrevió a apostar por la categoría de innovación social,  con ganadores como Socialab, AlGramo o Fundación Mi Parque. Pero ¿Por qué Laboratoria forma parte de esta rigurosa selección? El emprendimiento social tiene foco en la tecnología como herramienta de transformación social. Laboratoria existe para transformar el futuro de mujeres jóvenes que no han podido acceder a educación superior. A través de un “bootcamp” intensivo, en seis meses forman a mujeres que no han tenido acceso a la educación superior como front-end developers. Luego se preocupan de la inserción laboral en empleos de buena remuneración y con alto potencial de crecimiento. “Lo que hacemos es responder a una demanda del mercado por desarrolladores y a la brecha de género que existe en la industria tech en nuestro país, donde sólo un 4,5% de la industria está compuesta por mujeres, siendo estauna realidad a nivel mundial. Además, la industria tecnológica crece a pasos agigantados.. Para el 2020, según el BID, se necesitarán 1.2 millones de programadores en América Latina y solamente se podrá  cubrir la mitad de esa demanda si seguimos como estamos. Por otro lado, tenemos a más de la mitad de las mujeres chilenas con enseñanza media cubierta, trabajando en la informalidad y con muchas ganas de salir adelante y ser más. Si juntamos estas oportunidades digitales con el talento y ganas de estas mujeres, podemos hacer grandes transformaciones sociales y económicas” cuenta Marisol Alarcón, Co-Fundadora y Directora Ejecutiva de Laboratoria.

En Chile, el proyecto se piloteó en 2015 con 9 mujeres. Luego de cinco meses de capacitación seis de ellas estaban ya con empleos en empresas de tecnología. Para la segunda generación postularon 240 mujeres y hace menos de un mes, 30 se graduaron como “coders”, contando con la presencia de la Ministra del Trabajo Ximena Rincón y la Presidenta de la ASECH, Alejandra Mustakis.. 53% de ellas ya está trabajando, con un sueldo bruto promedio de US$780. Hoy cuentan con 68 mujeres capacitándose de más de 600 postulaciones recibidas, tienen sedes en Lima, Arequipa, Ciudad de México y Santiago y planean seguir creciendo en la región.

¿Por qué son innovadores?
“Leíamos hace poco la definición de innovación de José Miguel Benavente, donde debemos mezclar la agregación de valor con algo que la gente esté dispuesta a pagar por ello. Con Laboratoria buscamos transformar nuestra industria tecnológica en una más competitiva, con más y mejor recurso humano y a través de nuestras coders, hacerla más inclusiva, diversa y de esa manera, más creativa. Podemos escribir el capítulo chileno de la tecnología, dependiendo menos de recursos naturales y más de nuestra gente y sobre todo, de mujeres con tanto talento, respondiendo a una demanda del mercado por talento tecnológico.”

¿Cómo ven las posibilidades de ganar?
“En algún momento cuando éramos niños nos dijeron que lo importante no era ganar, sino competir. Creo que eso tampoco es correcto, lo importante es colaborar. La verdad es que nos llena de alegría y orgullo estar nominados junto a Karun y La Chimba. Al igual que nosotros, ellos han tenido el coraje para desafiar lo establecido e innovar desde las problemáticas sociales. Nos sentimos ganadores estando junto a ellos, pero obviamente con las ganas de avanzar lo más lejos posible siendo el único emprendimiento liderado por una mujer.”

Para el futuro, Laboratoria apuesta por emplear a sus egresadas en empresas de tecnología en San Francisco yEspaña, entre otros destinos “Ya tenemos a tres chicas haciendo prácticas en Washington y esperamos para fines de este año contar con más mujeres trabajando en Estados Unidos como front-end developers en las mejores empresas del mundo”.