Select Page

Moda 100% sostenible

Ver más

Esta empresa elabora novedosos productos a partir de la reutilización de retazos provenientes de empresas textiles. Al mismo tiempo, le da empleo a decenas de mujeres privadas de libertad y en situación de vulnerabilidad.

Creada por dos hermanas, una diseñadora y una arquitecta, Minka es una marca dedicada al diseño de accesorios de moda y mascarillas, realizados con descartes de tela nuevos que son recuperados desde la industria textil. Estos productos son hechos a mano por mujeres que están privadas de libertad y de otras en situación de vulnerabilidad que llegan a través de las municipalidades de las comunas de Recoleta, Estación Central y Peñalolén.

Conversamos con Ignacia Núñez, una de sus fundadoras y directora de producción de la empresa, quien nos cuenta qué las mueve y cómo ayudan a empoderar a mujeres privadas de libertad y en situación de vulnerabilidad, a través del comercio justo. “Somos un equipo comprometido con el rol social de nuestra marca y el impacto que ella genera en la comunidad, haciéndonos cargo de problemáticas poco visibles pero muy importantes, para contribuir a tener una sociedad más justa y equitativa”, afirma Ignacia Núñez.

¿Cómo promueves una moda consciente con su entorno?

Lo hacemos desde dos frentes: el ambiental y el social. El primero tiene que ver con que, al usar como materia prima descartes de tela que recolectamos de distintas empresas textiles, usamos material que de otra forma iría a basureros y vertederos.

En el aspecto social, creamos una red de artesanas con mujeres que no pueden optar a un trabajo convencional. A través de una capacitación, donde les enseñamos técnicas de reutilización textil, nociones básicas de diseño y herramientas de autoemprendimiento, se dedican a hacer nuestros productos. Por ellos se les paga un precio justo por artículo terminado. Reciben entre el 30% y el 50% del precio final.

¿Cómo reclutan y capacitan a las artesanas?

En el caso de las mujeres que están privadas de libertad, ellas postulan para ser parte de nuestro taller. Hacemos una selección para capacitar a un máximo de 15 mujeres por año. El proceso de capacitación dura tres meses y, si lo aprueban, empiezan a trabajar con nosotras. Para aquellas artesanas que provienen de Estación Central, Recoleta y Peñalolén, hacemos una selección y capacitación en conjunto con la municipalidad.

¿Qué lazos generan con ellas en este proceso? ¿Cómo las ayudan a confiar en que su trabajo es un motor para la reinserción social?

Creamos una relación de mucha cercanía y confianza. Nuestra metodología de trabajo se llama “Empoderar desde el hacer”, por lo que buscamos que, con cada producto que hagan, experimenten una sensación de logro. Poco a poco, ellas van confiando en su trabajo.

Todas nuestras artesanas firman a mano el producto que hacen, porque son ellas las grandes creadoras de artículos únicos y personalizados. Creemos que la compra de este producto cambia la realidad de nuestras artesanas, entregándoles la libertad para tomar nuevas decisiones en sus vidas.

Blanco Recoleta: Oportunidad para Colaborar

¿Qué ventajas les ha traído formar parte de una plataforma como Blanco Recoleta?

Nos encanta la flexibilidad que da el espacio para trabajar y desarrollar distintos proyectos. Por otro lado, nos gusta estar en contacto con la enorme comunidad de empresas que trabajan ahí, ya que vemos que hay muchas oportunidades de colaboración entre las distintas iniciativas.

¿Cuentas con algún proyecto (en curso o en mente) que fomente la colaboración cruzada con otros emprendimientos de esta u otra plataforma colaborativa?

El año pasado incluimos a Café Altura en nuestro catálogo de regalos corporativos y hemos pensado en la posibilidad de crear nuevos productos en conjunto, los que aún no se han concretado. Con Fab Lab trabajamos en un proyecto colaborativo, explorando el corte de descartes de tela en láser, y con CDi tenemos pendiente una colaboración para complementar las capacitaciones de nuestras beneficiarias.

¿Cuáles son los proyectos de Minka en el corto y en el largo plazo?

En el corto plazo seguiremos con la campaña de venta de mascarillas y su donación para mujeres privadas de libertad. En el largo plazo estamos planificando capacitaciones remotas y así sumar a muchas más mujeres a nuestra red de artesanas.

PUBLICADO POR: ifblanco
  • COMPARTIR
AnteriorSiguiente