Select Page

El Centro de Innovación y Diseño Avanzado (Cinnda) es un espacio de experimentación e investigación aplicada donde confluyen el diseño, la tecnología, el arte y la innovación. Una organización que busca disponer de una plataforma para desarrollar investigación aplicada desde el diseño y ejecutar proyectos que construyan un puente entre la academia y la sociedad.

Si hay algo que identifica al Centro de Innovación y Diseño Avanzado (Cinnda) es la experimentación. El “hacer cosas” y que en ese proceso se encuentren soluciones nuevas, originales e innovadoras. Para ello utilizan el diseño y la tecnología para resolver problemas de manera creativa y desarrollar estrategias que contribuyan a crear una sociedad más justa, equitativa, habitable y sostenible.

Cuentan con una serie de servicios y proyectos que tienen como objetivo la transferencia de conocimiento, pero también la co-creación. “Nos interesa ser parte del proceso de innovación en conjunto con las personas que andan en búsqueda de soluciones para sus proyectos”, señala Ricardo Grau-Gutiérrez, director de Cinnda, quien explica que para ello su acción se centra en cuatro grandes áreas.

Educación: “Queremos transformar la forma en cómo los profesores entregan el conocimiento”

Mediante los programas Proyectos de Aprendizaje Profundo (PAp) y EduLAB, Cinnda ha trabajado con más de 250 profesores de la región Metropolitana y de Antofagasta con el objetivo de romper el escenario lineal de la educación convencional y conducir a los equipos docentes a transferir su conocimiento de una forma práctica, simple y colaborativa.

La idea se basa en transferir el conocimiento, que proviene del área de diseño e investigación aplicada, y utilizarlo para incorporar tecnologías y experiencia en el proceso de aprendizaje a largo plazo. El propósito es ayudar a los docentes a guiar a niños, niñas y jóvenes capaces de resolver problemas complejos, implementando programas, contenidos y soportes tecnológicos que contribuyan a generar una transformación institucional basado en metodologías activas de aprendizaje profundo.

Ciudades inteligentes: “Nos interesa levantar y registrar información que pueda ser utilizada tanto por entes públicos como privados”

Con el objetivo de colaborar en la búsqueda de soluciones para las urbes modernas, es que en Cinnda están trabajando en la sensorización de algunos sectores de la ciudad de Antofagasta, lo que se conoce mundialmente como Smart Cities. La idea es que a través de dispositivos tecnológicos o sensores, que se ubican en ciertas partes del territorio, se levante información relevante acerca de distintos parámetros, como pueden ser el ruido de un determinado espacio o la cantidad de personas que ingresan a un lugar. Estos datos se alojan en una plataforma de visualización para que los distintos actores, tanto servicios públicos como empresas privadas los recojan y los utilicen para generar medidas o políticas para ese territorio determinado.

Asesoría técnica: “Buscamos las mejores soluciones a través del Diseño”

A través del Programa de Asistencia Técnica desde el Diseño (PATeD), en Cinnda buscan transferir y asesorar emprendedores y microempresarios. Ofrecen espacio y un acompañamiento activo para que las personas o empresas puedan venir a prototipar y a fabricar sus ideas, conectarlos con las metodologías del diseño y encontrar soluciones concretas aplicadas a procesos o productos. Es una manera dar acceso a servicios de diseño integral a distintas entidades de manera continua y guiada.

Conocimiento aplicado: “Fabricamos objetos que incluso pueden ser utilizados en el espacio”

Por último, en Cinnda llevan un par de años impulsando un área de investigación en diseño en conjunto con el Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria (LEEP) de la Universidad de Chile.

En ella, los diseñadores participan de la creación y fabricación de una especie de contendor o cámara para ser enviada al espacio.

Durante el 2020, la primera cámara se mandó a la Estación Espacial Internacional (ISS) como parte del proyecto del artista Luis Guzmán, Diatomeas en microgravedad, que tenía por objetivo probar si estos microorganismos se podían reproducir en el espacio y regresar con vida a la Tierra. La cápsula en la que enviaron las Diatomeas fue diseñada y fabricada en Cinnda.

Blanco Recoleta: Un espacio de amistad y sinergias

¿Cómo nació la idea de instalarse en Blanco Recoleta?  

Antes de llegar a Blanco Recoleta, estuvimos durante cinco años en Providencia, en un lugar cómodo y tranquilo, pero “insípido”. Decidimos cambiarnos a Recoleta porque es un entorno donde pasan cosas, un lugar donde existen problemas y desafíos, se producen oportunidades y se empuja la innovación.

¿Qué ventajas les ha traido formar parte de un plataforma como Blanco Recoleta?

La principal ventaja tiene que ver con el poder conocer y conectar con otros emprendedores o emprendimientos que nos han aportado en nuestro trabajo, y con quienes hemos podido colaborar y trabajar en conjunto. Aquí tenemos un un lugar apropiado a nuestro quehacer, lo que nos ha permitido desarrollar nuestros proyectos, con el apoyo constante del equipo de de Blanco Recoleta.

En tu opinión, ¿cuáles son las fortalezas y oportunidades de Blanco Recoleta?

Es un espacio de amistad y sinergias. Como fortalezas, me quedo con las grandes personas que dirigen Blanco Recoleta, el espacio físico y su cercanía. En cuanto a las oportunidades puedo señalar que es un lugar reconocido por el ecosistema de la innovación, donde confluyen intereses que van desde el arte, la ingeniería, la cultura, la creatividad y la educación, entre otros.

PUBLICADO POR: ifblanco
  • COMPARTIR
Anterior